Proyectos Residenciales

Casa MeMo

La casa MeMo implantada en un terreno en San Isidro, zona norte de la provincia de Buenos Aires, Argentina, surge con la premisa de una clienta apasionada por el paisajismo con fuerte convicción sobre la sustentabilidad y el cuidado del medio ambiente de realizar un proyecto en un lote entre medianeras reduciendo al máximo la pérdida de espacios verdes por la construcción de su vivienda.

Frente a la propuesta nos propusimos con BAM! construir arquitectura y paisaje en forma simultánea. Los metros cuadrados de la huella del edificio vuelven en un jardín en tres dimensiones, vinculando a través del mismo todas las plantas de arquitectura.

El diseño morfológico nace frente la decisión de no desaprovechar metros cuadrados de suelo vegetal por un lado y de generar una entrada de luz mediante un patio al tratarse de un terreno entre medianeras. Frente a esta disposición se genera un juego topográfico, mediante un sistema de rampas verdes que conectan el nivel cero, con el primer piso y la cubierta, creando una continua terraza jardín.

MeMo es un proyecto donde el recorrido arquitectónico juega un rol decisivo, teniendo en cuenta al usuario habitual y ocasional, a los que se les brinda un espectáculo, no solo una imagen fija, sino una serie de imágenes que se solapan, y donde cada cuadro de la escena fue pensado.

Concebimos a la sustentabilidad del proyecto como un camino y no como una meta, tomando las normas LEED como base e incorporando la durabilidad y la economía, conceptos que para nosotros son fundamentales en nuestras obras de arquitectura, satisfaciendo de esta forma las necesidades de las generaciones presentes, sin comprometer las posibilidades de las futuras, de forma tal que se reduce de manera significativa el impacto sobre el medioambiente y sus habitantes.

En primer lugar, abordamos el camino de la sustentabilidad mediante la elección de un lote sostenible, donde la propietaria se puede desenvolver a pie o en bicicleta para la mayoría de sus actividades; como así también mediante la utilización de vegetación nativa en sus jardines y cubiertas, restaurando el paisaje natural y reduciendo el efluente pluvial.

Luego iniciamos el diseño con impronta bioambiental, cuidando en el proyecto desde la ubicación en el terreno, su orientación, la morfología del volumen construido respecto del recorrido del sol y su incidencia en los espacios, para aprovechar su energía, la ubicación estratégica de vegetación nativa hasta la elección de los materiales aislantes de la envolvente arquitectónica.

Una vez que determinamos la volumetría del edificio, empezamos con intervenciones más puntuales. Primero con el uso eficiente del agua por medio de tecnología eficaz en aguas residuales, como así también mediante la reducción del consumo de agua utilizando el agua de lluvia para el riego de las especies nativas, las cuales tienen un requerimiento mínimo de hidratación.

Con respecto a la eficiencia energética dispusimos de paneles solares para el suministro de energía eléctrica, como así también para la alimentación de la climatización. A lo citado se agrega el correcto aventanamiento utilizando vidrios con DVH aumentando la aislación térmica. Ambas medidas adoptadas nos permiten reducir el consumo de energía.

Para brindar condiciones óptimas de calidad del ambiente interior diseñamos teniendo como condición el ingreso de luz natural pareja en todos los ambientes, ventilaciones cruzadas y controladas, como así también visuales abiertas al jardín constantemente, brindando un mejor confort térmico.

Haciendo foco sobre los materiales nos es importante hablar de los recursos y la reutilización. Buscamos en todo momento trabajar con materiales de la zona y tratar de generar la menor cantidad de residuos reutilizando todos los sobrantes. El ejemplo más claro se ve al ingresar por la reja construida con los sobrantes de la estructura. También se diseñó la recolección y separación de residuos reciclables, y la creación de una compostera en el jardín para todos los desechos biodegradables junto a un lumbricario.

Es importante destacar que tuvimos como eje el concepto de durabilidad y economía en la materialidad buscando garantizar un mantenimiento mínimo mediante la construcción de muros de hormigón armado y almas de EPS como aislante térmico.

El resultado termina siendo un innovador proyecto con una calidad espacial optima con el mínimo empleo de recursos con impactos benéficos sobre el ambiente y la salud de sus usuarios.

Un usuario dinámico, nos brindó un programa de necesidades particular. Esto resultó ser un gran desafío a la hora de diseñar, ya que la casa es para una mujer que vive el mayor tiempo sola pero que requería contar con espacios para recibir a sus clientes y amigos por un lado y espacios para alojar a sus hijos que viven en el exterior y la visitan con frecuencia por otro.

La consecuencia es una casa flexible, que a veces es para una sola persona y otras veces para muchas personas, plasmado es una zona publica amplia e integrada para el disfrute en familia y amigos y una zona privada con cuartos en suite que brindan independencia para sus usuarios.

El diseño del paisaje se ha construido en un proceso de investigación y autoconstrucción, afrontando un triple desafío: generar un jardín que funcione como productor de alimentos vegetales, construirlo a partir de premisas sustentables y realizar un aporte considerable a la ecología urbana a partir del uso de especies nativas, construyendo un micro parche urbano constituido por comunidades vegetales originarias.

Se realizó un minucioso estudio botánico de especies propias de la eco-región en cuestión, limítrofe de la pampa y los bosques ribereños, las cuales fueron propagadas, colectadas y plantadas por la comitente de esta casa y jardín.

Características:

Thanks to the fusion of the interior and the exterior in all its spaces and levels, MeMo house was conceived.

Ubicacion:

San Isidro, Buenos Aires, Argentina