Proyectos Urbanísticos

Pabellon del Bicentenario

A lo largo de estos últimos 200 años de historia, diferentes hechos han llevado a la Argentina a sufrir diversos cambios. Algunos que la hicieron caer y otros tantos que la han levantado.

A la hora de proyectar el Pabellón Argentino para el Bicentenario, nos propusimos que la impronta de estos hechos quedase reflejada de alguna forma.
Creemos que los hechos no son aislados, sino que toman sentido en relación uno con otro, cual eslabones de una cadena. Por eso, lejos de verlos como hechos puntuales, decidimos vincular cada uno de ellos con los sucesos que le precedieron y con aquellos que lo sucedieron en el tiempo.

Planteamos un pabellón que habla de este recorrido de 1810 a 2010. Para ello proponemos una cubierta que sigue la lógica de un estudio previo de mapeo histórico, donde toman particular importancia los hechos que consideramos más relevantes. Las columnas, que sirven a su vez de apoyo, acentúan la importancia de estos hechos principales.

El proyecto toma un sector considerable del área propuesta en el Parque 3 de Febrero, para implantar un pabellón donde sus espacios interiores queden resguardados por esta gran cubierta, que sirve a su vez de cobijo para las eventuales actividades exteriores.

Privilegiamos la apertura hacia el parque, por sobre la Avenida Libertador, enmarcando de esta manera el monumento a Nicolás Avellaneda, figura significativa de la historia de la ciudad.

El espacio interior propuesto, asistido por un cuerpo de servicio contiguo, es susceptible de adaptarse a diferentes necesidades programáticas. Los paneles de exposición fueron pensados como soporte de exposición, como también como sistema de oscurecimiento, de así requerirlo la función.

Proyectamos espacios materializados íntegramente en madera y hormigón, que hablan de la identidad argentina que queremos transmitir. Proponemos cubrir el pabellón con una tela tensada de polietileno que sirve las veces de cerramiento por un lado, y brinda la posibilidad de apreciar los espacios a trasluz, ya sea desde el Parque 3 de Febrero o desde la Avenida Libertador.

Para la exposición principal, la línea de tiempo propiamente dicha, aplicamos el ploteo sobre el piso, de manera que el usuario recorra la sucesión de espacios pudiendo percibir la influencia de los hechos, tanto a nivel sensorial como intelectual.
Los 200 años se recorren en el sentido longitudinal del pabellón, donde se distinguen, una al lado de otra, las correspondientes líneas de tiempo de interés económico, cultural, bélico, deportivo, político e internacional.

Características:

Equipo: BAM! + Lucas Torres Aguero + Magdalena Mosquera

Ubicacion:

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.