Proyectos Urbanísticos

PL

Con la premisa de la creación de un parque integrador que transforme la zona céntrica de la ciudad de Buenos Aires y convierta una barrera urbana en un espacio de oportunidad, se proyectó el Parque Lineal Paseo del Bajo y el Parque Central (PL).

La idea central surge al repensar la historia y traer la geografía natural de Buenos Aires para hacerla parte del proyecto. Uno de los aspectos clave del paisaje urbano es la forma en que la ciudad se integra con su soporte natural. La barranca al río se convierte en la Ecobarranca, un elemento creado para generar diversidad de espacios, dar programa, áreas verdes y facilitar la integración de la ciudad en todos los sentidos.

El parque se convierte en un espacio verde que respeta su entorno e inspira al visitante a aprovecharlo, dando la posibilidad de aprendizaje, recreación, deporte, descanso, y generando mixtura social y apropiación del área de todos los ciudadanos

Las principales operaciones urbanísticas tomadas fueron:

– Creación del parque, mediante el soterramiento de la autopista y la construcción de 1500 cocheras cubiertas se crea 3.5 km lineales de parque.
– Conexión Este – Oeste / Norte – Sur, generación del vínculo Este – oeste por medio de cruces peatonales que conectan la ciudad con el rio y del vínculo Norte – Sur por medio del parque lineal.
– Ubicación del programa cubierto – descubierto, creación de programas para fomentar el vínculo de las distintas partes de la ciudad como herramientas integradoras. Se posiciona el programa cubierto al lado de las trincheras actuando como barrera de sonido y al descubierto en las áreas más amplias.
– Parque en diferentes alturas, sistema de barrancas, se genera en diferentes alturas, funcionando como integrador y pieza fundamental del centro de la ciudad. El sistema de barrancas devuelve la identidad más auténtica de Buenos Aires en calve contemporánea.
Se buscó generar sinergia entre el PL y los vecinos Parques Mujeres Argentinas y Micaela Bastidas y la Reserva Ecológica Costanera Sur generando un corredor verde en el que estuviera representada la flora nativa, transformando una zona con una situación actual de contaminación sonora y ambiental, en un gran pulmón verde para el mejoramiento del medio ambiente y la calidad de vida.

La barranca, elemento geográfico natural de la zona pampeana en la que se ubica la ciudad de Buenos Aires, se trae de vuelta, aprovechando sus curvas para la generación de nuevas barrancas y situaciones de “valles” y “mesetas”, que dan riqueza espacial y variedad de situaciones espaciales.

Se tuvo como premisa en el diseño la conservación de las especies arbóreas originales, cuya conservación y puesta en valor son condiciones de este proyecto.

La vegetación propuesta se diseña incorporando árboles nativos acompañando la geometría propuesta y generando dos tipos de pradera de especies espontáneas nativas de diferentes alturas, constituida en su mayoría por gramíneas, de gran incidencia como parche dentro de la ecología urbana.

Este tipo de especies realizan un gran intercambio energético con el medio y están adaptadas a las condiciones ambientales locales contribuyendo a restaurar el paisaje original pampeano. La fauna autóctona utiliza este tipo de flora para nidificación y fuente de alimento, es por eso que al implementar especies vegetales nativas se impulsa el incremento de la biodiversidad. Dado que el tipo de especies elegido no requiere gran mantenimiento se promueve también un manejo sustentable, produciendo una disminución energética, así como morigeración de la temperatura.

En el diseño se plantean áreas de césped permitiendo de esta forma poder realizar actividades recreativas en las inmediaciones.

Un sistema de caminos porosos y absorbentes para caminos, veredas y solados y equipamientos completan este gran parque interactivo urbano utilizado por peatones, ciclistas, estudiantes y público del PL.

Características:

Superficie proyecto: 18 hectareas

Ubicacion:

Ciudad de Buenos Aires, Buenos Aires, Argentina